La mastitis durante la lactancia materna

La mastitis en una infección, se puede dar en uno o en los dos senos (aunque gneralmente se presenta en uno) y puede ser producida por la contaminación de una grieta del pezón, por una obstrucción de los conductos por donde sale la leche, o una congestión de las glándulas mamarias.

Cuando la mujer tiene las defensas bajas y los senos no son bien vaciados durante la lactancia podría ser una de las causas de la mastitis pero la mayoría de las veces es causada por la entrada de bacterias por las grietas del pezón.

Los síntomas más característicos de la mastitis son:

Dolor en los senos, hinchazón, áreas enrojecidas y endurecidas, fiebre…
Depende de lo avanzada que se encuentre, la mastitis puede ser tratada de diferentes maneras, si todavía no está muy avanzada, basta con hacer reposo y extraer la leche retenida aunque cause dolor seguir con la lactancia materna al contrario de lo que puedes pensar debes seguir amamantando a tu bebé así vaciará el pecho.

Si por el contrario existe infección, se deben suministrar antibióticos permitidos durante la lactancia matena (paracetamol), para calmar el dolor y bajar la fiebre. En este caso no se debe de dar de mamar al niño del pecho afectado hasta pasadas 48 horas, pero debes vaciar el seno manualmente o con un sacaleche.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *